CONCIERTO: Rakim, Rahzel & Fashawn. Sala Heineken (Madrid, ESP). 18/05/11

Haz click para leer la crónica completa y ver más fotosPor Jara Fernández

Aviso: lo que viene a continuación no es una crónica objetiva de un concierto. Es más bien un intento de poner en palabras lo que puede hacer en directo el que es, probablemente, el mejor MC de la historia del rap.

Hay veces en la vida en la que se tiene la suerte de poder asistir a eventos irrepetibles. El show que Rakim ofreció en Madrid fue una de esas ocasiones. Nada de lo que pueda escribir aquí recogerá de manera fidedigna la lección que "El Presidente" dio en la Sala Heineken; como Julio César, vino, actuó y venció.

Haciendo memoria, me vienen a la cabeza otros conciertos estelares que se han podido ver en España, como los de Nas, Method Man o Big Daddy Kane (a la espera de que Jay-Z se deje caer por aquí). Todos ellos comparten con Rakim el haberse enfrentado sin más apoyo que el de sus respectivos DJs a la difícil tarea de llenar un escenario; pero la presencia que tiene este último, bien sea por su carisma o por haber facturado los clásicos más imperecederos (ya he avisado de que hoy habla la groupie que hay en mí), es incomparable -aún habiéndose quedado hecho una raspilla por sus variadas adicciones...aunque esa es otra historia-.

Pero empecemos por el principio. La velada no pudo comenzar de mejor forma: Fashawn demostró porque se ha convertido en el mejor amigo de todos aquellos artistas que ahora debes conocer para estar en la onda (léase Wiz Khalifa y allegados). El chico es joven, pero sabe como hacer las cosas. Razhel, un habitual de estos lares, es como la tecnología alemana: infalible.

El plato fuerte de la noche contó con la inestimable ayuda de JS-1, uno de esos deejays que hacen que todo fluya como la seda: desde abrir boca poniéndose unos temas, hasta hacerte los coros, pasando por animar al público y marcarse una rutina de scratch que haría sonrojarse al mismísimo Flare. Y a partir de aquí os podéis imaginar lo que aconteció: casi 90 minutos de pura ciencia.

Todas aquellas cualidades por las cuales te gusta Rakim, sus inteligentes metáforas, su técnica del internal rhyming, su capacidad para hacer sencillo lo complejo, sus estructuras imposibles, su depurado estilo (¿hace falta que siga?), las mantiene impecables en directo. Y todos aquellos temas que han hecho que vuelvas a escuchar el "Paid in Full", el "Follow the Leader" o el "Let the Rhythm Hit 'Em" sin cansarte de ellos sonaron en la sala. Sin olvidarnos, obviamente, de The 18th Letter, The Master y su más reciente The Seventh Seal. Sin lugar para los errores, con un respeto absoluto por el público y una autoconsciencia de que un artista con mayúsculas lo es cuando puede defender su trabajo más allá del estudio, Rakim creó una magia que solo está altura de los maestros. Ya lo avisó hace años, don't sweat the technique.
  • Haz click para ver las fotos ampliadas
Selector MarxSelector MarxSelector MarxSelector MarxSelector MarxSelector Marx

Fotos: Selector Marx