ENTREVISTA EXCLUSIVA: Nach

Haz click para leer la entrevista completaPor Daniel Acirón

Nach regresa al panorama musical con Mejor Que El Silencio, su sexta referencia discográfica y la segunda con Universal Music. Acudimos a las oficinas de la major en Madrid y allí rodeados de carteles de Metallica, Miley Cirus, Bisbal y Camarón charlamos con este MC veterano mitad sociólogo, mitad escritor que nos deja con la sensación de que algo se calla. Aprovechando su largo recorrido repasamos su poética constante en base a todas las patas de su mesa: lo social, lo aprendido, la individualidad, lo más íntimo, la nostalgia, lo femenino, y lo revolucionario. Este es el resultado.

UrbanMusicOnline.net: Han pasado casi tres años desde el lanzamiento de tu anterior álbum Un Día En Suburbia. ¿Qué ha habido mejor que el silencio durante todo este tiempo?
Nach: Han pasado tres años pero yo no he parado, he estado haciendo conciertos, un montón de colaboraciones, he estado trabajando en 'Verbo', una película que se va a estrenar en septiembre.

UMO: ¿Sobre qué trata la película?
N: Es el primer largometraje de Eduardo Chapero Jackson, una película de cine fantástico donde hay manga y anime. Para que sea una producción española es bastante novedoso. Habla sobre una adolescente en un barrio un poco aséptico donde esa chica se ahoga. Ella no habla, no comunica y a raíz de un acontecimiento tiene que abrirse a sí misma y luchar contra sus miedos. Un problema que tiene algunos adolescentes hoy en día. Yo he adaptado el guión de una parte de la peli y he hecho el tema principal.

UMO: Al escuchar tu nuevo disco uno se da cuenta de que a pesar del paso de los años sigues trabajando con pianos, cuerdas y demás arreglos orquestales. ¿Qué te apasiona tanto para que estén siempre presentes en tu discografía?
N: Me apasionan, no creo que se pueda definir de otra manera. Cuando los escucho me incitan a querer comunicar, me crean un estado de ánimo muy concreto para poder plasmar cosas y luego escupirlas en rap. El piano es mi instrumento favorito y al haber conocido a Moisés Sánchez, pianista de jazz, he podido profundizar en música más orgánica. A veces pruebo a hacer algo con un beat más moderno.

UMO: Se ven este tipo de pruebas en nuevas canciones como "El Reino de lo Absurdo" y "¿Entonces quieres ser MC?" donde recurres a producciones más digitales, y a la combinación clásica de bombos y cajas. Esto marca una división en los temas del disco. ¿Es una división consciente?
N: Cuando estoy haciendo el disco no llego a ser consciente. Tenía beats más modernos, más de sintes y me ponía a escribir y no me salía. Había algo que no me llegaba. Supongo que poco a poco a lo mejor me van enganchando más, pero cuando realmente me divertía era cuando me ponía esos beats épicos. No quiero innovar por innovar, si tengo que seguir haciendo cosas más repetitivas con las que yo me sienta agusto las voy a hacer.

UMO: Si saltamos al terreno de lo lírico también hay continuidad pues en "Hambre de Victoria" dices seguir 'buscando militantes que muestren desobediencia'. En consonancia con esto, ¿qué te parece el rap gangster, el del alarde, al que habitualmente no recurres?
N: Me parece bien que cada uno haga lo que le dé la gana. Lo que pasa es que si haces un rap de gangster tienes que vivir eso y si haces un rap de vacile, ok, pero rapea bien. Hay mucha gente que por tener una determinada actitud no tiene un sacrificio, se nota que no hay trabajo a la hora de currarte las letras. Pero yo no puedo decir lo que tienen que hacer otros.

UMO: Pero puedes tener una opinión.
N: A mí no me llena el rap gangster, el rap de ego tiene que estar muy bien hecho para que me sorprenda. También veo que en el hip-hop el mostrar la peor parte de ti, el exagerarla está bien visto.

UMO: Dicho esto y aprovechando que "Mejor Que El Silencio" es ya tu sexto álbum me gustaría proponerte que analicemos la poética constante que define tus letras y tu mensaje, resumida esta en: lo social, lo aprendido, la individualidad, lo más íntimo, la nostalgia, lo femenino, y lo revolucionario.

NachUMO: LO SOCIAL. "En Este Mismo Instante (En La Ciudad)" es un acertado retrato de una sociedad urbanita como la nuestra. Como licenciado en Sociología, más que como MC, ¿qué crees que se puede hacer para no favorecer esa individualidad que describes en el tema a la que parece estamos condenados?
N: Todo eso tiene que ver con el estamento que está arriba, el que promueve a través de la televisión poco a poco y por lo bajini que tenemos que estar más delgados, ser mejor que el resto, trepar por encima del otro. Así está montada esta sociedad capitalista y lo que tenemos que hacer es salir de capitalismo. La cuestión es a que sistema te vas, hay un sistema mejor, hay un sistema peor puede ser el comunismo, puede ser el anarquismo. Creo en la vuelta a la naturaleza pero al mismo tiempo eso es contradictorio pues yo tengo un iPhone, tengo un portátil y estoy metido en el ajo. A lo mejor no sirvo para ser ministro, para encontrar soluciones pero si sirvo para manifestar en un rap mis sensaciones y todas mis contradicciones.

UMO: LO APRENDIDO. ¿Tus rimas son lecciones de vida u opiniones compartidas?
N: Son opiniones, yo no doy lecciones a nadie. Yo opino lo que he vivido, lo íntegro y lo saco luego. Yo no tengo la verdad absoluta. En el tema "Tu", de este último disco, donde me pongo cara a cara con determinad actitud fascistoide muestro como siempre mi visión determinada por un puntual estado de ánimo. Solo son canciones.

UMO: LA INDIVIDUALIDAD. 'Un hombre de lo más normal haciendo algo extraordinario' dices "Pensando en Voz Alta". ¿Después de seis discos y de tanta personas repitiendo tus versos aun no piensas yo no soy normal, yo no soy como ese?
N: No considero que tenga nada especial, ni nada mejor que el resto. Considero que estoy dentro de la normalidad en el sentido de que me comporto de una manera natural, hago las demás cosas que puede hacer una mayoría: pasear, leer, currar, viajar, deprimirme, sonreír. Lo que hago si me parece extraordinario porque tiene una onda expansiva súper bestia, esa magia si me parece extraordinaria y lo valoro como tal. Pero intento no fliparme, si alguien se flipa por hacer rap, porque no se flipa el otro que juega al ajedrez de puta madre, o el otro que es técnico de telecomunicaciones.

UMO: LO MÁS ÍNTIMO. Sigues mostrando tus inseguridades y tu miedo a la soledad "En La Cuerda Floja", algo que compartes con Rapsuskeli más allá del tema que grabáis juntos. ¿Es la plasmación de este miedo mayor a como lo sientes o es una constante que tienes que reprimir para que haya mayor variedad en los temas?
N: El miedo a estar solo esta ahí. Llevo una vida poco disciplinada, soy un poco huraño, y a veces no quiero saber nada del mundo. Tengo mis miedos y no creo que los reprima, es algo que no me planteo. Soy una persona a la que hay noches que le cuesta dormir más de la cuenta; los fantasmas de por la noche se magnifican. Luego uno vive por el día y ve las cosas desde otra perspectiva pero los miedos afloran. Tengo miedo a que no me quieran, y no la gente de la música que es algo externo, tengo miedo a que no me quiera la gente que está cerca, a perder la seguridad. De todas formas intento pensar que si hubiera tenido miedo no me hubiera lanzado a la piscina cuando decidí dedicarme a esto.

UMO: LA NOSTALGIA. Precisamente los orígenes los recuerdas cambiando de compañero, con El Chojín rimando en "Ayer y Hoy". ¿Cómo veis los tiempos del ahora?
N: No creo en eso de que los tiempos pasados fueran mejores. Eran especiales porque nosotros éramos distintos, éramos más jóvenes y al serlo vivíamos las cosas de una manera más intensa. Antes siempre tenías ganas de viajar, de coger la mochila e ir donde fuera, ahora vemos las cosas desde una perspectiva mucho más tranquila. Antes éramos pocos, teníamos nuestro pequeño universo y creíamos que el rap que venía de Estados Unidos era algo enorme. También hay ahora peña que son unos putos cracks y que se esfuerzan.

UMO: LO FEMENINO. El tema "Ellas" cuenta con la colaboración de Ismael Serrano. ¿Qué tal la grabación con él?
N: Fue todo muy tranquilo. Cuando yo venía para aquí para Madrid le enseñe un previo del tema y le sorprendió que estaba en su tono. Él tenía miedo de que estuviese en un tono al que no pudiese llegar o demasiado grave. Era el reto de llevarme a mi terreno a un artista que me gusta, algo que me dio menos vértigo del que esperaba, porque creo que mientras lo hacía no era muy consciente. He quedado muy satisfecho, cuando escucho el tema me hace viajar, siento algo por dentro.

UMO: LO REVOLUCIONARIO. "Disparos de Silencio" es una elegía a los mártires de la libertad donde nombras a referentes como Lennon, Sam Cooke, Víctor Jara. ¿La revolución necesita obligatoriamente de mártires?
N: Visto lo visto, sí. La experiencia nos dice que sí, siempre que alguien decide escupir y no cortarse acaba convirtiéndose en mártir. Es una putada.

UMO: ¿Merece la pena llegar a morir por un ideal?
N: Hay que tener muchos huevos para llegar a morir por un ideal pero hay gente que ha cambiado el chip mental y lo ha hecho. Y a partir de ahí las cosas han mejorado y otra gente les ha seguido.

UMO: Analizada tu poética constante, una última cuestión: "Mejor Que El Silencio" es el segundo álbum que editas con Universal. ¿Con la que está cayendo no estarías mejor con una independiente como BOA?
N: ¿Por qué?

UMO: Porque parece que son las independientes las que antes están aprendiendo a reinventarse dentro de la industria de la música.
N: La forma de trabajar que tenemos mi socio y yo necesita del apoyo presupuestario que nos ha dado Universal. Ha sido muy interesante contar con ello para poder mover a nuestra manera. Experiencias chungas vividas en el pasado nos llevaron a estar un año mirando el contrato para asegurarnos de que iba estar agusto al firmarlo. Paso de firmar cosas por las que luego yo me vaya a comer una mierda.

Fotos: Universal Music España

1 comentarios:

ID dijo...

Muy buena entrevista, tu di que si Nach con Universal llegas a más gente yo te conoci por un colega con ''efectos vocales'' y ahora sacas este discazo asi me gusta desprogramando mentes! el puto AMO