ENTREVISTA EXCLUSIVA: Carlo Coupé

Haz click para leer la entrevista completaPor Daniel Acirón

Carlo Coupé es músico y con esto no digo ninguna obviedad. Cuando con motivo del estreno mundial de Wondertronix, su último proyecto de soulful disco, como fin de fiesta del festival Madrid Es Negro un servidor decide entrevistarlo y se sorprende. Coupé es músico no solo por su técnica y conocimientos, lo es por la defensa de la profesión, por su sensibilidad y su sentimiento. No es músico por escribir partituras, lo es por imponerse retos. No son sus cachivaches viejos ni sus afinados instrumentos los que configuran su sonido, lo hacen sus brillos, matices y colores mezclados con la oratoria del maestro. Decir que Carlo Coupé es músico no es ninguna obviedad es atribuir todo su valor al término.

UrbanMusicOnline.net: Has formado parte de bandas, has liderado proyectos y has producido a otros artistas. Eres multiinstrumentista, compositor y arreglista. ¿Todavía te definirías como teclista?
Carlo Coupé: No me considero teclista, me considero más compositor que otra cosa. Para mi tocar un instrumento es tener a mi disposición un vehículo para hacer una canción. A mí lo que me vuelve loco es componer canciones y arreglarlas. Nunca quise ser un virtuoso y no me apetece lo más mínimo, no pierdo el tiempo haciendo escalas durante tres horas pues en tres horas puedo hacer dos canciones.

UMO: ¿A la hora de componer te daría igual que instrumento utilizar o tienes preferencia por las teclas?
CC: Con los teclados, al ser un instrumento armónico, tienes una visión mucho más amplia. Y al utilizar diversos teclados tienes una serie de colores con la que enriquecer la música que haces. Lo suyo es tener una idea básica de cualquier teclado para tener una idea de la armonía.

UMO: ¿De entre todas las teclas con cuales te quedas?
CC: Ahora estoy muy enganchado a los sintetizadores, desde los Moog hasta los Strings que simulan cuerdas e incluso a los pianos electrónicos de los 80. Pero obviamente tengo un cariño especial por el Hammond, un instrumento que no terminaré de dominar jamás.

UMO: ¿Cuándo decide un músico componer y arreglar para otros, cuándo decides convertirte en productor? CC: Desde el principio de mi carrera siempre tuve una preocupación obsesiva por el sonido. En todo momento estaba insatisfecho con como sonaban mis discos, hasta que llego el día que decidí tomar las riendas. Después de mis primeros discos con Subterfuge, que se grabaron en digital, decidí crear mi propio sonido trabajando con cinta. La grabación en cinta es cálida, tiene relieve, profundidad. Así cuando me monte mi propio estudio y empecé a acercarme a mi propio sonido la gente comenzó a preguntarme: ¿Por qué no nos grabas tú? Todo vino rodado.

UMO: ¿Prefieres las bandas o el trabajo individual?
CC: Decidí no trabajar en bandas porque por lo general la opinión de los demás me interesa bastante poco, soy muy drástico en mis opiniones. Yo estoy realmente cómodo cuando es un proyecto mío y puedo controlarlo completamente todo.

UMO: Nombrabas antes tus tres primeas referencias discográficas editadas por Subterfuge, sello independiente español. ¿Fue complicado iniciar una carrera musical como la tuya aquí en España?
CC: Contacte con Carlos Galán cuando iniciaba la colección Guateque Sideral, donde se mezclaba desde bossa nova playera de los años 70 hasta rollo exótica, lounge, easy listening. Era la época de auge de este tipo de sonidos en todo el mundo. Mi mujer, que toca el sitar, y yo grabamos en casa una maqueta que nuestro amigo Carlos RocaMora le pasó a Galán. A él le pareció perfecto para el Guateque y me convirtió en el emblema. Coincidió que en esa época mi mujer y yo recibíamos a mucha gente en casa y colábamos nuestras canciones entre los discos que poníamos.

UMO: Llevabais el Guateque Sideralo realmente a la práctica.
CC: Si fue una época muy divertida pero una época que pertenece al pasado. Si te fijas en mi discografía cada disco tiene una orientación distinta, intento evolucionar con cada disco e igual me paso de frenada.

UMO: Siguiendo con Subterfuge, ¿crees que tus inicios hubieran sido de mayor trascendencia editando tu material con otra compañía?
CC: No lo creo, mi música esta avocada a no salir del mundo underground. Puntualmente alguna canción puede sonar en la radio y si la editorial hace bien su trabajo puedes sonar en un anuncio y que te sirva de catapulta para que te conozca más gente. Algo que sucedió con "Beautiful" del primer disco de los Sweet Vandals.

UMO: ¿Qué motivo que fundases tu propio sello Funkorama?
CC: Tener un control absoluto de todo. Piensa que cualquier editorial de cualquier sello está vinculada a una editorial de gran compañía que se zampa un 50% de los derechos de autor de todas tus canciones. Comprendo que la industria del disco está bajo mínimos y hay que obtener dividendos de otra cosa que no sea vender discos, pero esto es una atrocidad.

UMO: ¿Entonces por qué decidiste clausurarlo?
CC: Una vez que fundo Funkorama me doy cuenta de lo costoso que es desde el punto de vista financiero y laboral. Hasta que logras conseguir que Snowboy pinche un single tuyo es un puto sufrimiento. Aunque estoy pensado en volverlo a hacerlo, creo que es única la manera de recuperar la dignidad.

Astrid Jones y Carlo CoupéUMO: Siguiendo con esa necesidad de controlar tu carrera levantas los Funkorama Studios donde estamos y hemos podido comprobar como facturas tu personal sonido. ¿Puedes explicar que tiene de especial este estudio con respecto al resto de estudios vintage tan de moda últimamente?
CC: Hoy hay muchos estudios que trabajen con tecnología analógica y con equipos de los 60' y 70', pero al final el sonido que consiguen a mí me suena a digital. Esto no es solo utilizar este tipo de equipos, esto es como colocar los micrófonos, y muchas cosas más. Todo lo que tengo en el estudio es de los 60 y 70 y algunas cosas muy buenas de primeros de los 80: tengo una de las primeras reverb digitales de Lexicon, el ecualizador de la sala de mastering de Stax, los compresores de Barry White.

UMO: ¿Cómo consigues este material?
CC: Estoy pendiente de foros, de Ebay por supuesto, de un estudio que se cierra y te enteras si venden o no el equipo. Yo no soy de los más enfermos, además todo es carísimo y no puedas comprarte nada decente por menos de 1000 euros.

UMO: ¿Cuál es tu joya de la corona?
CC: La consola es una Trident del año 79 diseñada por Malcoln Toft y ahora voy a tener un magnetofón Telefunken M15 (cuando volvemos al estudio para hacer la sesión de fotos nos cuenta que Paco Loco el productor al que se lo ha comprado está a punto de enviárselo). Lo importante también es como capturas el sonido y como trabajas con él. Yo trabajo en dos fases: capturo en analógico y vuelco también en analógico, algo que en otros estudio se hace en digital.

UMO: Ya que hablamos de sonido analógico y puesto que algunas bandas a las que tus has grabado recientemente como los Faithkeepers ya editan sus álbumes solo en vinilo. ¿Qué opinas del regreso del plástico?
CC: Me parece el futuro. El CD no sirve para nada, aparte de ser lo más antiestético es basura. Con el CD estas dando una copia copiable del master a todo el mundo, es el principio del fin de la industria del disco. Sony lo invento y previendo los beneficios que iba a obtener vendiendo grabadores y discos vírgenes le importo muy poco destruir la industria. En el año 81-82 aparecen los primeros CDs de música clásica porque estaba destinado a la audiofília y en 10-15 años han mandado al carajo la industria del disco. Hoy muchas compañías, como la italiana Record Kicks, están pensado ya dejar de fabricar CDs porque se los comen.

UMO: Además de grabar a los Faithkeepers, acabas de producir a los Filetones y has dicho de los Teenagers que son la mejor banda de soul de España. ¿Recomiendas más grupos españoles?
CC: Vibe Creators de Valencia me han asombrado muchísimo, ahora sacan un single y luego saldrá un 10" que les he grabado. Son un grupo de soul jazz con Sergio Albentosa, uno de los mejores organistas que he conocido en mi vida, un viejo lobo que viene de mismo circuito. Van batería, vibráfono, él y su chica María a la voz, tienen un sonido alucinante y elegante. Aquí han grabado también Talk, un grupo organero muy bueno. Tengo la fortuna de que casi todas las bandas de música negra interesantes pasan por mis manos.

UMO: Tus manos han dado también Wondetronix, tu último proyecto que defines como soulful disco. ¿En qué consiste este género?
CC: Soulful disco es como llamamos los que nos gusta el soul a la música hecha con los códigos de la música del baile, hecha desde finales de los 70 al 82-83. Hay muchos ejemplos desde Grace Jones -lo peor en la disco music- a Teddy Pendergrass, pasando por el propio Barry White que produjo temas para las pistas de baile. Eso es lo que he intentado reinterpretar yo con Wondertronix pero con una instrumental muy peculiar...

UMO: ¿La electrónica analógica?
CC: Exacto, con sintetizadores y cajas de ritmos fabricados antes del año 1980. El instrumento más moderno que uso es una caja de ritmos Roland CR-8000, la primera que incorpora palmas, cosa muy importante en el sonido disco.

UMO: ¿Cómo trasladas este sonido al directo?
CC: Básicamente tal y como suena en el disco. Llevaré obviamente pregrabadas las cajas de ritmos y bajos sintetizados y yo tocare los demás sintetizadores y pianos electrónicos. Llevaré un guitarrista, un percusionista y Astrid, la cantante.

UMO: ¿Cómo conoces a Astrid Jones?
CC: Gracias a Carlos Murillo, amigo mío y guitarrista del disco de Wondertronix. Yo buscaba una cantante muy concreta y como él conoce mis gustos me recomendó a Astrid.

UMO: ¿Qué aporta ella?
CC: Mucho, además de ser la cara visible que sale al lado del tipo feo que sale en las fotos. Tiene una voz increíble con unos graves aterciopelados maravillosos. Ella encaja en ese tipo de cantante que respeta la melodía y no se excede con ornamentaciones. Astrid hace las melodías sencillas, elegantes y sensualmente. Además ha escrito un 80% de las letras.

UMO: Habéis editado un single "Make You happy" y el EP con remezclas "Dance". ¿Para cuándo el LP de Wondertronix?
CC: Estoy en conversaciones con varias compañías pero no sé qué voy hacer, estoy muy escaldado. Con Unique la experiencia final no ha sido buena (más de 20 meses tuvo la compañía el master secuestrado). En España hay algún sello indie con el que podría estar bien, pero todavía no puedo decir el nombre. Si no sacaré el disco en singles y montaré mi propio sello otra vez, que sería divertido.

UMO: ¿Me has contado antes que te cansaste del funk hay algún estilo musical dentro de la música negra que no soportes?
CC: El R&B contemporáneo no me gusta absolutamente nada.

UMO: ¿Escuchas hip-hop?
CC: Me quede en el primer hip-hop, la época de Sugar Hill Records. Me pareció un soplo de aire fresco, había compositores detrás y bandas tocando. Las producciones eran otro rollo antes de llegar al corta y pega del ordenador. No estoy muy al día pero alguna cosa todavía me sorprende.

UMO: Por último vamos a intentar algo difícil, alejarnos de la música. La creación de la BSO de la película inexistente 'Mis Balas Llevan Tu Nombre' evidenció tu pasión por el cine. ¿Qué otras pasiones tienes ajenas a la música?
CC: Me gustan mucho los animales, siempre he tenido perro e incluso he decidido dejar de comer carne. Me gusta el cine de todas las épocas, mis directores favoritos son Buñuel y Billy Wilder; 'El Apartamento' es una de mis películas favoritas. Me gusta el basket aunque no tengo tiempo para verlo con regularidad. La Fórmula 1 en los años 80 me gustaba muchísimo, incluso el boxeo: admiro que dos tipos decidan darse de ostias de mutuo acuerdo. Me gustan también las figuras de acción de 'La Guerra de las Galaxias'.

Fotos: Selector Marx