17/01/11 TOP 10 UMO: En tan sólo una semana, "Kush" de Dr. Dre ha alcanzado el primer puesto. Dirty Money, Michael Jackson, Melanie Fiona, Kanye West & Jayz y Lil' Wayne, nuevos candidatos. ¿Quién ocupará el nº1? Depende de ti. Ya puedes votar por tu canción favorita. El plazo para participar finaliza a las 0:00 (hora peninsular) del próximo domingo 23 de enero.

martes 21 de diciembre de 2010

REVIEW: Michael Jackson - "MICHAEL"

Haz click para leer la reseña completa MICHAEL JACKSON
Michael
Epic/Sony Music
Por Manuel Sabín

Valoración: 5/10

Comprar/Buy CD

Tras esa falsa imagen de millonario excéntrico, en Michael Jackson se escondió siempre un ser creativo, ecléctico y perfeccionista que le llevó a ser el entertainer más grande de nuestro tiempo. La filosofía aprendida con Quincy Jones de no hacer "canciones de relleno" es algo que persiguió durante toda su carrera. Como ha dicho Akon recientemente: "una canción de MJ no estaba terminada hasta que MJ decía que lo estaba". Por ello, en este trabajo no podemos saber qué temas estaban concluidos y cuales han sido rebuscados (y retocados sin su voz ni voto) entre sus archivos privados. Esa sensación de trabajos a medio hacer o intentos fallidos se oye en "Behind The Mask", grabada en los 80 y donada a su teclista Greg Phillinganes, que ya la publicó en 1985. Sin embargo, hay que ver más allá. Por ejemplo, en "Best Of Joy" y "The Way You Love Me" (ya publicada ésta última en 2003) consigue llenar de color y emoción unas letras harto ramplonas y envolver al oyente en ese arco iris de estratos armónicos tan típico de la factoría Jackson.

Vuelven a aparecer ciertas temáticas recurrentes y clásicas en el Rey del Pop. Así, "Monster" y "Breaking News" son nuevos intentos de (justificado) victimismo frente al tratamiento de la prensa hacia su persona, donde resuenan ecos de History e Invincible. "Hollywood Tonight" repite esa sospechosa misoginia que siempre planeó sobre su obra ("Billie Jean", "Dirty Diana", "Dangerous", "Give In To Me", etc.). En ella, narra la historia de una quinceañera que "(...) sueña con la fama" y que "(...) emplea trucos calientes con los hombres para introducirse". Pero la forma de interpretar estas ideas manidas nos hace rememorar al gran contador de historias que siempre fue y hace que todo le sea perdonado, más aún cuando uno escucha la conmovedora "Keep Your Head Up", que con su fuerza gospel remite a los mejores tiempos de su alianza con los Andraé Crouch Singers ("Man In The Mirror", "Keep The Faith"). Estamos ante un nuevo himno a la fuerza de voluntad y la superación de las adversidades ("Sólo date una oportunidad, combate las circunstancias, levántate y hazlo de nuevo"), propia de un lector de Dwayne Dyer como él.

Se repiten fórmulas al recrear en "Much Too Soon" una de esas baladas sentimentales que tan bien se le daban, aunque ésta vez va más allá incluyendo arreglos instrumentales hasta ahora inéditos en su producción: un melancólico acordeón y una delicada armónica (que recuerda a su idolatrado amigo Stevie Wonder). De nuevo vuelven a aparecer sus famosos dúos. Esta vez son Akon ("Hold My Hand") y Lenny Kravitz ("Another Day") los convidados. El primero, que ya colaborara en aquella prescindible recreación que fue Thriller 25th, cumple aquí la función de acercarle a las nuevas generaciones del R&B. Mientras que el segundo agrega el toque rock y crossover de siempre; aunque Kravitz, autor del tema, acabe siendo un simple corista y músico de estudio (toca casi todos los instrumentos) de semi-lujo en el intento.

El resultado global es incoherente, debido en gran parte a que reúne a 9 productores distintos. MICHAEL es un disco que no pretende (ni logra) alcanzar el rango de obra maestra, sino que deja la misma impresión que produce el visionado de su portada: la de un collage que ilustra el talento de un artista infravalorado y absorbido por un personaje público que nunca le hizo justicia. Un conjunto de fogonazos que contenta a sus fans e intenta llenar el vacío enorme de su ausencia, y que puede servir como llamada de atención para educar a una nueva generación sin valores musicales sólidos en lo que supuso MJ para el mundo: un fenómeno global que cambió la faz de la música, el baile, los vídeos, los espectáculos en vivo y el marketing para siempre.