martes 29 de junio de 2010

REVIEW: Sharon Jones & The Dap-Kings - "I Learned The Hard Way"

Haz click para leer la reseña completaSHARON JONES & THE DAP-KINGS
I Learned The Hard Way
Daptone Records/Nuevos Medios
Por Miguel Caamaño

Valoración: 9/10

Comprar/Buy CD

Si nos dan este disco en el juego de la "Gallinita melómana ciega" y lo ponemos en el "tocata", cualquiera diría que nos hallamos ante una de esas vocalistas estilo Freda Payne o Marlena Shaw de antaño. Pero este trabajo está facturado en el siglo XXI, aunque con ese respeto a la manera de hacer las cosas de hace medio siglo. Opinamos que cuando se lleva a cabo este ejercicio de mimetismo, ha de hacerse bien (como es el caso) para que la gallinita no acabe viendo erizar sus plumas.

Sharon Jones tiene el nombre, el aspecto, el estilismo y, sobre todo, las canciones para hacer que "los listos" no digan que si "los tiempos pasados y tal y cual". Esta mujer se hace acompañar de la banda que rompió los esquemas con una tal Amy Winehouse y profesa su admiración por esas canciones en las que una pequeña historia de amor puede llevar a la catarsis y el desahogo. Esta muchacha se cree cada verso, cada sílaba, cada berreo (sin pasarse) y esto hace que este trabajo nos parezca francamente soberbio.

Este cuarto trabajo hace que confiemos en la solidez de una carrera labrada al calor de la iglesia y germinada nada menos que en la tierra del mismísimo James Brown, Georgia. También tiene mucha importancia el bajista y productor del álbum, Bosco Mann, quien da licencias incluso a temas instrumentales como "The Reason".

En la labor de producción es de agradecer que todas las canciones no suenen iguales, sino que cada una nos aporte un aroma. Siempre mirando a las mecas del Soul: mucho Detroit, Philadelphia y Memphis, por supuesto.

Los coros muy medidos y la ortodoxia de un sonido con teclados Hammond y demás exquisiteces, bajos potentes y percusiones y vientos muy de la época para configurar una propuesta impecable en la que priman los medios tiempos, haciendo de éste el mejor trabajo sin duda de Sharon Jones. Una Señora Jones que encontró la horma de su zapato con esta banda multirracial que hace brillar más, si cabe, su pedazo de garganta.

Sería injusto destacar una canción dentro de la colección de gemas de este trabajo. Pero nos quedamos con "Mama Don't Like My Man" o la inconmensurable "The Game Gets Old". Esas flexiones de voz, ese drama cotidiano de no ser correspondido/a y el cantar creyendo lo que uno está cantando... la quintaesencia del Soul llevada a los surcos de este libro de estilo en pleno nuevo milenio.