06/05/10 TOP 10 UMO: Llegados al ecuador de la semana, "Winner" de Jamie Foxx es la canción más votada hasta el momento. ¿Volverá a repetir nº1? Depende de ti. Vota ya por tu canción favorita. El plazo finaliza a las 0h00 (hora peninsular) del próximo domingo 9 de mayo de 2010.

viernes 5 de marzo de 2010

REVIEW: Young Money - "We Are Young Money"

Haz click para leer la reseña completaYOUNG MONEY
We Are Young Money
Cash Money/Universal Motown
Por Rubén García

Valoración: 7/10

Comprar/Buy CD

Tratando de capitalizar su fama al máximo, Lil' Wayne saca el álbum de grupo de Young Money, sello fundado por él, que recoge la impronta de Cash Money pero adaptada a los tiempos modernos. Un proyecto dominado por la influencia de Lil' Wayne: esa marca de sonido pop-rap hedonista y macarra que ha hecho famoso el rapstar.

El grupo cuenta con la ventaja de tener entre sus filas a artistas ya conocidos. Drake, el rapero-bien por el que suspiran las chicas, ha hecho ya historia en el '09 al haber sido catapultado a la fama sin tan siquiera un contrato discográfico, mientras Nicki Minaj es la figura femenina en el hip-hop más interesante desde Lil' Kim. No en vano, la "Bitch Barbie" con su flow demente y carácter histriónico, consigue ser protagonista en muchos momentos del disco. No hay que ser adivino para ver que estos dos subirán como la espuma en un futuro próximo.

Luego están los peones. Jae Millz, fichaje proveniente del mundillo neoyorquino de las mixtapes; Mack Maine, sureño que fue nombrado el año pasado director del sello; y Gudda Gudda, sureño también, que se distingue por su flow pesado y lento. La banda se completa con Shanell como cantante, Tyga y T-Streets, además de los quinceañeros Lil' Twist y Lil' Chuck (Wayne sabe lo rentable que puede ser tener a niños en el grupo, recordemos que él fue el mocoso de los Hot Boyz).

Durante el LP se escuchan beats modernos y coloristas que chapotean en las aguas de la electrónica. Desde el minimaleo de "Pass Me The Dutch" o la gominola pop en "BedRock" -con un genial estribillo de Lloyd- hasta el lounge del canto polígamo "Every Girl In The World" y la marcha militar en clave cartoon de "Roger That" se ofrece una variada paleta de texturas sonoras y se percibe un gran olfato para las tendencias en la producción. Desgraciadamente la obsesión rockera de Wayne invade también este álbum, y son las canciones donde asoman las guitarras eléctricas las menos atractivas del lote ("My Band","She Is Gone").

Para dar de comer a parte es "Steady Mobbin" . Totalmente ajena a la línea pop del disco, la colaboración entre Weezy y Gucci Mane ha estado tronando los estéreos yankis desde el verano y ha sido reciclada oportunamente para el disco. Sobre una base de electrónica infecciosa liderada por unos sintes propios del trance, tiene lugar el perfecto showcase de aquella carismática locura Wayneana: presencia envolvente y puñados de frases memorables. Para el que escribe sin duda alguna la mejor canción de rap del 2009.

El atrevimiento formal y la experta factura del rap en su dimensión popera, hacen que el LP consiga ser un producto que, aunque con altibajos, entretiene con éxito. ¿Fácil de olvidar? Sí, pero es que tampoco pretendían otra cosa.